Mousse de mango

¿Te gustan mucho las frutas dulces como el mango? ¿Eres aficionada/o a los postres finos? Has llegado al sitio correcto. Este artículo te muestra cómo combinar ambas aficiones en un exquisito mousse de mango que podrás hacer en muchas variantes diferentes.

Mousse de mango con chocolate 

Mousse de mango con chocolate

Ingredientes de mousse de mango con chocolate

  • 200 gramos de pulpa de mango
  • 40 de chips de chocolate
  • 100 gramos de galletas de chocolate
  • Dos cucharadas de azúcar
  • 200 mililitros de nata para montar
  • Dos yogures griegos

Cómo hacer mousse de mango con chocolate

Para preparar esta mousse empezamos batiendo los yogures con la pulpa de mango y dos cucharadas de azúcar. Todo debe quedar bien integrado y el preparado lo reservamos para trabajar con la nata.

Esta debe tener un 35 por ciento de materia grasa y ha de batirse, preferiblemente con unas varillas, hasta que quede semimontada, momento en el que se le agregan los chips de chocolate para entonces terminar de montarla y agregarle de a poco, con movimientos suaves pero firmes, de arriba a abajo, la mezcla del mago y los yogures.

Hecho esto, que debe resultar en una masa uniforme, trituramos las galletas de chocolate hasta que nos queden como si fuera un polvo fino.

Con solo estos pasos ya podemos conformar en los vasos o copas elegidos nuestra mousse de mango con chocolate.

Para ello colocamos en cada recipiente una base del polvo o fragmentos resultantes del triturado de las galletas de chocolate, y la cubrimos con la mousse de mango con chocolate que se ha creado.

Antes de la degustación los recipientes deben llevarse a la nevera por un par de horas al menos, tiempo tras el que sí el postre estará en su estado ideal para ser disfrutado por los comensales, que rápidamente harán fijación con él y querrán tenerlo en su menú más a menudo de lo que imaginamos.

Video de la mousse de mango con chocolate

Mousse de mango y queso

Mousse de mango y queso

Ingredientes de mousse de mango y queso

  • Una taza de pulpa de mango
  • Igual cantidad de queso Cottage desmenuzado
  • Cuatro cucharadas de azúcar o algún edulcorante natural como la miel
  • Una de mantequilla o aceite de oliva
  • Dos decenas de almendras
  • Una de galletas María u otras similares
  • Trozos de chocolate

Cómo hacer mousse de mango y queso

Esta variante de la mousse de mango difiere un poco de muchas otras porque no contempla el empleo ni de claras de huevo, nata o leche para montar a punto de nieve y crear el merengue con la característica textura espumosa de este tipo de postre creado en Francia en el siglo XIX.

No obstante, ello nos hace las cosas aún más fáciles y cuando hagas la receta verás que el resultado es tan exquisito como el de cualquier otra mousse.

Así, para iniciar la preparación alistamos los ingredientes de la lista.

El mango debe ser pelado y picado en fragmentos fácilmente convertibles en pulpa, mientras que la mitad de las almendras deben estar molidas o trituradas, cual polvo fino.

El mango se mezcla con el queso cottage y el azúcar hasta formar una especie de puré, que momentáneamente se reserva para proceder a trabajar con otros ingredientes.

De esta forma, se muelen en una licuadora potente las galletas con el resto de las almendras y la mantequilla.

Paralelamente, la mezcla del mango reservada en los pasos anteriores se combina con las almendras trituradas al inicio y se bate para que todo quede perfectamente integrado.

Acto seguido se vierte una cucharada del preparado de las galletas en cada uno de los vasos preparados para la degustación y encima se echa una buena porción del mousse o puré de mango obtenido. Arriba de esta se vierte otra capa más de galleta y se espolvorean trozos o virutas de chocolate, si apetece que este sabor esté también presente en la sabrosa mousse de mango y queso a la que se acaba de dar forma.

Antes de la degustación, los recipientes con la mousse deben llevarse a la nevera por tres horas como mínimo, para que cuaje todo el contenido y poder servir el postre bien frío, que es como se sirve y consume.

Mousse de mango light

Mousse de mango light

Ingredientes de mousse de mango light

  • Un mango maduro de buen tamaño
  • Una lata de leche evaporada light
  • Un sobre de gelatina o refresco instantáneo con sabor a mango

Cómo hacer mousse de mango light

Si eres asiduo leyendo recetas sabrás que cuando hablamos de algo light significa que es ligero en calorías. Por tanto, esta mousse de mango se torna ideal para aquellos preocupados por que sus postres no les disparen la ingesta de calorías del día.

Para prepararla serán necesarios unos pocos pasos.

Primero batimos en una batidora la leche evaporada; el tiempo suficiente para que al menos triplique su volumen inicial y se torne un poco sólida. Mientras esto ocurre le vamos agregando el polvo saborizado con mango, de forma que al término de la operación ambos ingredientes estén integrados a plenitud.

Cuando dejemos de batir vamos con el mango. Lo pelamos y lo picamos en trozos pequeños, que mediante movimientos envolventes iremos agregando a lo que batimos antes.

Una vez la fruta se haya combinado a la perfección, vertemos la mousse de mango light resultante en recipientes individuales, que llevaremos a la nevera por tres horas para que el postre perfeccione su consistencia y se enfríe bastante, justo como tradicionalmente son degustadas las mousses, con independencia de qué estén hechas.

Pasado ese tiempo ya se puede disfrutar del ligero postre. No disparará el consumo calórico y sí agradará al paladar de todos quienes lo prueben.

Aquellos que gustan de decorar los dulces para elevar la estética de la presentación, pueden adornar este con hojitas de menta y otro elemento natural que sea de su agrado.

Mousse de mango en Thermomix 

Mousse de mango en Thermomix

Ingredientes de mousse de mango en Thermomix 

  • 350 gramos de mango pelado y picado en trozos
  • 250 de nata líquida para montar
  • Cuatro claras de huevo
  • 150 gramos de leche condensada
  • Tres láminas de gelatina neutra
  • Un limón

Cómo hacer mousse de mango en Thermomix

La preparación de esta receta inicia con la hidratación de las hojas de gelatina. Para ello colocamos el ingrediente en un recipiente hondo con agua y lo dejamos sumergido hasta que se hinche, señal de que ya está bien hidratado.

A la vez que esto ocurre, exprimimos y colamos el zumo de limón, que lo reservaremos en un vaso para adelantar con otras operaciones.

La primera de estas es el montaje de la nata, lo cual haremos con la mariposa puesta en las cuchillas de nuestro Thermomix y programando 20 segundos en la cuarta velocidad. Cuando haya montado bien reservamos la nata en la nevera, para luego volver a utilizarla pero fría.

Así, mientras todas estas preparaciones van alistándose en reserva, vertemos el mango pelado en la Thermo, con la mariposa retirada, y lo trituramos durante un minuto en la quinta velocidad. Acto seguido le añadimos la leche condensada y mezclamos en una velocidad menos, por medio minuto.

Luego será el momento de volver a la gelatina, que ya hinchada la uniremos al zumo de limón en un recipiente apto para microondas, para calentar la unión por 20 segundos en baja potencia.

Tras ese intervalo removemos la mezcla para cerciorarnos que la gelatina se disolvió plenamente en el zumo y la incorporamos al vaso de la Thermomix, junto con el mango y la leche condensada.

Mezclamos nuevamente en la cuarta velocidad y por 30 segundos, para inmediatamente volver a poner la mariposa y agregar la nata montada y fría, con un programa de un minuto de duración, en la tercera velocidad.

Al final la mezcla debe quedar homogénea. La retiramos del vaso y la reservamos, para entonces montar las claras de huevo a punto de nieve, lo que tomará cinco minutos en la velocidad dos y medio

Una vez montadas, agregamos las claras a la mezcla reservada, poco a poco y moviendo envolventemente con una espátula para que no se bajen y se integren sin margen de error.

Al término de esta última operación estará hecha la mousse de mango en Thermomix. Para consumirla solo faltará ponerla a enfriar en la nevera durante cuatro horas, lo que es indispensable no solo porque las mousses se degustan frías, sino también para que cuaje.

Tarta de mousse mango

Tarta de mousse mango

Ingredientes de tarta de mousse de mango 

Para la base:

  • Unas 15 galletas maría o similares
  • 100 gramos de mantequilla semiderretida

Para la mousse:

  • Un mango y medio hecho puré en la batidora
  • Tres claras de huevos grandes
  • 300 mililitros de nata líquida para montar
  • Tres cucharadas de agua fría
  • Cuatro de azúcar
  • Dos sobres de seis gramos de gelatina neutra

Para la cubierta:

  • Medio mango hecho puré
  • Una cucharadita de gelatina neutra
  • Una cucharada de azúcar
  • Otra de agua fría
  • Una de agua hirviendo

Cómo hacer tarta de mousse de mango 

Para conformar esta tarta de mousse de mango lo primero es alistar los ingredientes que no nos vienen tal cual los necesitamos.

Así, pelaremos, trocearemos y batiremos el mango hasta convertirlo en pulpa. Tres cuartas partes de esta la necesitaremos para la mousse y el resto para la cobertura.

Luego forraremos con papel desmoldable un molde redondo de unos 20 centímetros de diámetro y ya sí empezamos con la primera de las preparaciones requeridas para hacer la tarta: la base.

Para esta trituraremos las galletas hasta reducirlas a polvo, que mezclaremos bien con la mantequilla hasta formar una pasta.

Con la pasta cubriremos la base del molde, cuidando que nos quede nivelada, y llevaremos este a enfriamiento por 30 minutos si lo ponemos en la nevera o 15 si lo reservamos en el congelador.

Hecho esto vamos con la mousse de mango y para conseguirla montamos las claras a punto de nieve y las mezclamos con dos cucharadas de azúcar.

Luego, por separado, batimos la nata líquida para montarla con otras dos cucharadas de azúcar y en otro recipiente mezclamos los dos sobres de gelatina con tres cucharadas de agua fría para que hidrate.

Acto seguido, calentamos en el microondas un poco de la pulpa de mango y cuando esté caliente le adicionamos la gelatina hidratada y mezclamos bien, hasta que se integren.

Este preparado lo ligamos luego con el resto del puré de mango y en un recipiente amplio iniciamos la mezcla final de todos los ingredientes de la mousse.

Primeramente vertemos el puré de mango combinado con la gelatina, seguido por un tercio de las claras montadas y otro tercio de la nata.

Mediante movimientos envolventes de abajo a arriba nos cercioramos de que todo quede bien mezclado, para entonces repetir la operación hasta que todo termine conformando una mezcla homogénea y espumosa, la mousse de mango como tal.

Esta la verteremos sobre la base del molde que teníamos en enfriamiento y que volveremos a colocar en la nevera por unas cuatro horas más o de un día para otro.

Minutos antes de sacar el molde de la nevera para degustar la tarta procedemos a preparar la cubierta.

Para ese fin mezclamos la cucharadita de gelatina con la cucharada de agua fría, y una vez se hidrate, le echamos la cucharada de agua hirviendo y mezclamos bien.

Luego combinamos la gelatina con el puré de mango destinado a la cubierta y una cucharada de azúcar. Batimos toda la mezcla bien y vertemos la cobertura por la superficie de la tarta, que para ese entonces estará firme.

En este punto ya todos pueden disfrutar de la exquisitez a la que has dado forma, pero para un resultado óptimo puedes dejarla enfriar en la nevera por otra hora más.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest