Mousse de mandarina

Seguramente el mousse que más conoces es el de chocolate. Pero, ¿sabías que se puede hacer también mousse de mandarina? ¡Descúbrelo aquí!

Mousse de mandarina en Thermomix 

Mousse de mandarina en Thermomix

Ingredientes de mousse de mandarina en Thermomix 

  • Cuatro yogures naturales
  • 250 gramos de leche condensada
  • Zumo de dos mandarinas

Cómo hacer mousse de mandarina en Thermomix 

A la Thermomix acudimos siempre que queremos crear algo en la cocina, al menor tiempo posible y sin que ello se traduzca en una concesión de calidad y sabor.

Ese magnífico robot de cocina facilita mucho las cosas y con esta mousse de mandarina lo veremos aún más que con otras recetas.

La lista de ingredientes solo tiene tres peticiones y los pocos pasos de la preparación consolidan esa simplicidad.

Así, para crear nuestra mousse colocamos la mariposa en las cuchillas de la Thermo y juntamos todos los ingredientes en el vaso.

Programamos 15 segundos en la tercera velocidad y veremos cómo los yogures, el zumo de mandarina y la leche condensada quedan perfectamente integrados en una mezcla homogénea, que en esencia ya es nuestra mousse de mandarina.

Esta mezcla la vertemos entonces en los recipientes, copas o vasos, y la llevamos al refrigerador por tres horas para que coja cuerpo y enfríe bien.

Te parecerá muy simple pero créenos: la mousse de mandarina derivada tan solo de tres ingredientes y una sencilla operación, será toda una delicia para la familia, que dada la facilidad de su preparación te exigirán se la propicies durante toda la temporada en que el cítrico esté disponible.

Mousse de mandarina light

Mousse de mandarina light

Ingredientes de mousse de mandarina light

  • Tres claras de huevo
  • Tres cucharadas de gelatina neutra
  • 400 gramos de queso blanco (descremado)
  • Una cucharada de edulcorante
  • Un sobre de polvo para jugo light, sabor mandarina por supuesto

Cómo hacer mousse de mandarina light 

La preparación de esta mousse ligera en calorías, ideal para aquellos enfrascados en perder peso y para diabéticos, aunque todos podemos disfrutarla con placer, inicia con la disolución en un vaso de agua fría del polvo para jugo y el edulcorante.

Una vez bien integrados estos ingredientes, agregamos al preparado el queso blanco, batiendo con fuerza para que también se combine a la perfección

Luego sumergimos la gelatina en medio vaso de agua para que se hidrate y la calentamos a baño María para acelerar su disolución.

Mientras esto tiene lugar, montamos las claras a punto de nieve y les adicionamos la gelatina, ya hidratada y templada, de forma suave y sin dejar de batir.

Acto seguido añadimos entonces el merengue brillante y firme derivado de las claras a la mezcla del queso y el jugo de mandarina. En aras de que todo quede ligado en una masa uniforme, esta última adición debe hacerse con mucha atención. La mejor forma de llevarla a cabo es poco a poco y mediante movimientos envolventes, con la ayuda de una espátula.

Tras esta operación la mousse de mandarina light ya puede ser vertida en los recipientes en que se degustará. Claro, antes de ello, como este postre se consume bien frío, habrá que llevarla a la nevera por no menos de cuatro horas, tiempo necesario también para que la mousse cuaje y coja cuerpo.

Asimismo, los que gustan de decorar sus postres pueden adornar este antes de comerlo con hojas de menta y gajos de mandarina.

Mousse de mandarina sin gelatina

Mousse de mandarina sin gelatina

Ingredientes de mousse de mandarina sin gelatina

  • Seis mandarinas
  • 12 yemas de huevo
  • Un litro y medio de leche
  • Tres 375 gramos de azúcar
  • 350 mililitros de nata para montar
  • 100 de licor de mandarinas

Cómo hacer mousse de mandarina sin gelatina 

La gelatina no es un ingrediente fundamental, aunque sí frecuente hoy en día, para hacer una exquisita mousse.

Así lo demuestra esta receta, mediante la que tras unos sencillos pasos crearemos una sabrosa mousse de mandarina sin gelatina.

Para empezar, con ayuda de una batidora mezclaremos las yemas de huevo con el azúcar, hasta que se integren y adquieran una textura espumosa.

Esta mezcla la llevaremos a un cazo, preferentemente con fondo grueso, le adicionaremos la leche y calentaremos a fuego lento. Mientras calienta iremos removiendo, cuidando que no llegue a hervir.

Así, cuando veamos que está ya bien caliente y ha espesado, retiramos la mezcla del fuego y la dejamos enfriar, tiempo que aprovecharemos para obtener el zumo de tres mandarinas y colarlo sobre ella.

Acto seguido añadiremos también el licor y los gajos de las otras mandarinas, pelados y picados en trozos pequeños.

Vamos entonces con la nata y la montamos, y de a poco la integramos con la mezcla de los demás ingredientes. Esto debemos hacerlo con suavidad y valiéndonos de movimientos que vayan de abajo a arriba envolventemente, lo que favorecerá que todo quede homogéneamente ligado en una crema uniforme: la mousse de mandarina sin gelatina.

La crema la vertemos en las copas donde se consumirá y la ponemos a enfriar en el congelador por un mínimo de dos horas.

Tras ese tiempo estará bien cuajada y con el cuerpo adecuado para fijarse en el paladar de toda la familia como una verdadera delicia, que vale la pena disfrutar con mucha frecuencia.

Mousse de mandarina y chocolate

Mousse de mandarina y chocolate

Ingredientes de mousse de mandarina y chocolate

  • 50 gramos de crema de leche
  • 60 mililitros de zumo de mandarina
  • 25 gramos de azúcar
  • Una yema de huevo
  • 220 gramos de chocolate con leche
  • Cinco gramos de gelatina

Cómo hacer mousse de mandarina y chocolate

Si lugar a dudas, el chocolate le da vida a todos los preparados dulces que hagamos. Por tanto, una de las mejores variantes de mousse de mandarina que podemos hacer es esa que lo contemple como uno de los ingredientes básicos, capaz de elevar la exquisita combinación de sabores de la mousse a un nuevo nivel.

De eso va esta receta, en la que el chocolate con leche permitirá crear un postre que dejará más que gustoso a todo aquel que lo pruebe.

Para hacerlo, empezamos calentando la crema de leche a fuego suave, cuidando que nunca hierva.

Mientras calienta, batimos la yema con el azúcar y les agregamos el jugo para volver a batir hasta que queden perfectamente integrados.

Luego combinamos esta mezcla con la crema caliente, pero retirada del fuego, y removemos para que integren y se tornen en una especie de masa a la que finalmente le adicionaremos la gelatina, sin dejar de remover.

El resultado debe ser espeso y firme cuando la mezcla refresque. En este punto ya podemos servirla en las copas en las que se degustará, en cuyas bases habremos dispuesto el chocolate con leche, fundido.

Dejamos que refresque un poco más y entonces llevamos los recipientes con la mousse de mandarina y chocolate al refrigerador, donde la dejaremos por tres o cuatro horas para que cuaje y enfríe, que es que como se degusta este exclusivo postre.

Como dijimos, resultará genial para todos en casa. Puede consumirse lo mismo tras el almuerzo o la cena, sin importar en qué período del año estemos.

Tarta de mousse de mandarina 

Tarta de mousse de mandarina

Ingredientes de tarta de mousse de mandarina 

  • Una clara de huevo
  • 250 mililitros de jugo de mandarina recién exprimido
  • Ralladura de la piel de dos mandarinas grandes
  • Seis láminas de gelatina neutra
  • Una cucharada de jugo de limón
  • 300 mililitros de nata para montar
  • 100 gramos de azúcar
  • Una cucharada de azúcar glaseada
  • Gajos de mandarina para la decoración
  • Una tableta de chocolate con leche (para la decoración)
  • Una ramita de hierbabuena (también para la decoración)

Cómo hacer tarta de mousse de mandarina 

La realización de una tarta de mousse nos demanda más tiempo que una mousse como tal, pero a pesar del número de ingredientes y la cantidad de pasos es igualmente sencilla, como veremos a continuación.

Para empezar con esta tarta de mousse de mandarina ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

La hidratación tomará unos cinco minutos, tiempo que aprovecharemos para calentar, pero sin que llegue a hervir, el jugo de la mandarina con el de limón y el azúcar.

Una vez caliente, quitamos del fuego el preparado de los zumos y le agregamos la gelatina, ya hidratada y escurrida. Debemos remover para que este último ingrediente se disuelva completamente.

Cuando ello suceda, le agregamos a la mezcla la ralladura de cáscara de mandarina y la reservamos para que se temple en refrigeración, pero prestando atención a que no cuaje.

Cuando se nos haya enfriado la mezcla, la retiramos del frío y procedemos a montar la clara de huevo a punto de nieve. Una vez duplique su volumen inicial y esté en el ansiado punto, le añadimos la cucharada de azúcar glas sin parar de batir.

Luego vamos con la nata y la montamos también. A esta le agregaremos de a poco y sin dejar de batir con movimientos envolventes, para que no se baje ni pierda volumen, la mezcla de los zumos.

Acto seguido le adicionamos a esta crema la clara montada, valiéndonos igualmente de movimientos suaves y envolventes.

Hecho esto, ya la mousse de mandarina está lista para ser vertida en el molde.

Antes de ello, tenemos que cubrir el fondo de este con papel de hornear y ya entonces sí podemos verter la mousse, de forma uniforme para que cubra toda la base del molde.

La reservamos en la nevera por cinco horas o preferiblemente de un día para otro y cuando haya cuajado y esté bien fría, justo antes de degustarla, la desmoldamos y le rallamos por encima un poco de chocolate o cualquier otro ingrediente con el que nos guste adorna y enriquecer el sabor de nuestros postres.

Como es de mandarina, la decoración de esta tarta de mousse también puede llevar unos gajos de la fruta.

Por estética y más importante, por sabor, este dulce hará las delicias de todos en casa, que nos felicitarán por la creación y nos pedirán repetirla.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest