Mousse de chocolate blanco

¿Te va mucho el chocolate blanco para tus postres? Pues estás de suerte, porque aquí te mostramos cómo crear ese exquisito postre tradicional francés a partir del chocolate blanco.

Mousse de chocolate blanco fácil

Mousse de chocolate blanco fácil

Ingredientes de mousse de chocolate blanco fácil

  • 100 gramos de chocolate blanco
  • 200 mililitros de nata para montar
  • 50 mililitros de leche

Cómo hacer mousse de chocolate blanco fácil

Sin dudas, desde la lista de ingredientes ya ves por qué el calificativo de fácil para esta receta.

Para materializarla y dar forma a la sabrosa mousse de chocolate blanco empezaremos derritiendo el choco a baño maría o en el microondas, cuidando que no se nos pase.

Tras esto calentaremos la leche y la mezclaremos con el chocolate, para entonces montar la nata, que debe ser de la de un 35 por ciento de materia grasa.

Para montar la nata y que alcance el punto de nieve requerido para la textura espumosa de la mousse, debemos batir continuamente y mediante movimientos envolventes. Cuando lo hayamos conseguido la juntamos a la mezcla anterior, poco a poco y con movimientos idénticos a cuando la montamos, pero de forma suave para que no se nos baje.

Así ya tendremos terminada la mousse de chocolate blanco fácil, a la que solo le restará ser servida en copas u otro recipiente y enfriada durante tres horas.

Verás cómo a pesar de su simpleza este postre dejará a todos en casa raspando el recipiente, ansiando tener una porción cada vez que el cuerpo le pida algo realmente delicioso.

Si quisieras hacerla más exquisita aún, puedes servirla con tus frutas preferidas, al fondo y arriba de la copa, tanto en su estado natural como en mermelada.

Video de la mousse de chocolate blanco fácil

Mousse de chocolate blanco en Thermomix

Mousse de chocolate blanco en Thermomix

Ingredientes de mousse de chocolate blanco:

  • Chocolate blanco (250 gramos)
  • Leche entera (100 gramos)
  • Igual cantidad de yema de huevo
  • Lo mismo de nata líquida
  • Nata para montar (450 gramos)
  • Nata cuajada (Un sobre y medio)
  • Azúcar (75 gramos)

Cómo hacer mousse de chocolate blanco en Thermomix

En la Thermomix todo es muy sencillo. Para este mousse de chocolate blanco ponemos la mariposa en las cuchillas y vertemos en el vaso el azúcar con las yemas, ingredientes que batiremos durante cuatro minutos en la velocidad tres y medio.

El resultado de esta operación lo reservamos aparte y también con la mariposa puesta echaremos al vaso la nata liquida junto con la leche, los que calentaremos hasta que hiervan. Para ello podemos programar cuatro minutos de nuevo, pero en la primera velocidad.

Cuando observemos que la mezcla empieza a hervir, meteremos al vaso por el bocal el chocolate blanco y la nata cuajada. De ser necesario podemos alargar el tiempo de calentado de la mezcla, pero siempre debe ser el suficiente para que el chocolate, si no es en polvo, se derrita e integre a la perfección con los demás ingredientes en una crema homogénea, que también reservaremos.

Luego volvemos a limpiar el vaso de nuestro robot de cocina para montar la otra nata, lo que haremos con la mariposa puesta y programando la primera velocidad, hasta que la nata se monte y alcance el punto de nieve indicado para las mousses.

Una vez eso suceda, juntaremos la crema del chocolate con las yemas y cuando se integren bien agregaremos el resultado a la nata montada, cuidando que no se nos naje y el resultado final sea una masa uniforme, nuestra mousse de chocolate blanco, cortesía de la Thermomix y nuestro empeño.

Como con cualquier otra mousse, esta la verteremos en los recipientes en que la comeremos luego de que se cuaje y enfríe en la nevera por un mínimo de tres horas.

Mousse de chocolate blanco y galleta

Mousse de chocolate blanco y galleta

Ingredientes de mousse de chocolate blanco y galleta

  • 150 gramos de chocolate blanco
  • 300 de galletas Oreo u otra similar
  • Un vaso de azúcar
  • 100 gramos de mantequilla sin sal
  • Medio litro de leche
  • Cuatro cucharadas de leche condensada
  • Dos sobre de gelatina
  • 600 mililitros de nata

Cómo hacer mousse de chocolate blanco y galleta

Incluso hasta los más exigentes y selectivos no podrán resistirse al encanto de esta mousse de chocolate blanco y galleta.

Para prepararla empezamos triturando las galletas y mezclándolas con la margarina.

La pasta resultante la distribuimos uniformemente en la base del molde que vamos a usar para la mousse y lo llevamos a la nevera, mientras procedemos a la preparación de los restantes ingredientes.

Así, en una olla a fuego lento juntamos la nata, el azúcar y cuatro cucharadas de leche condensada. Agitamos bien todo con una cuchara y adicionamos el chocolate blando para que se derrita.

Paralelamente, tomamos otro bol y mezclamos la leche con la gelatina. Cuando esta última se disuelva agregamos la mezcla a la que tenemos en la olla, sin parar de agitar para que el movimiento y la temperatura hagan que todo quede bien combinado.

Cuando la mezcla alcance el punto de ebullición la dejamos hervir por un par de minutos y la ponemos a refrescar un poco, para entonces verterla sobre la base de galletas que hicimos en el molde.

Por último, cuando la masa alcance una temperatura fresca, la llevamos nuevamente a la nevera para que cuaje y se enfríe durante dos o tres horas.

Tras ese tiempo ya podremos desmoldar nuestra mousse de chocolate blanco y galleta y servirla, para disfrutar de su rico sabor y darle un gusto al paladar.

Mousse de chocolate blanco y fresas

Mousse de chocolate blanco y fresas

Ingredientes de mousse de chocolate blanco y fresas

  • 200 mililitros de nata para montar
  • 180 gramos de chocolate blanco
  • 400 de fresas
  • Seis hojas de menta

Cómo hacer mousse de chocolate blanco y fresas

Para hacer esta exclusiva mousse debemos fundir el chocolate al baño María o en el microondas, a baja potencia para que no se nos pase.

Hecho esto procedemos a montar la nata, lo que haremos batiendo continuamente y con movimientos envolventes. Solo así lograremos que alcance el punto de nieve, indispensable para que el dulce que estamos creando alcance la textura espumosa característica de la mousse.

Es oportuno destacar que la nata a usar debe tener un 35 por ciento de materia grasa, no puede ser la líquida que se vende para cocinar.

Así, una vez la tengamos montada, la separamos en mitades y mezclamos una con el chocolate. Batiremos delicadamente, para que no se baje la nata y se cree una mezcla homogénea.

Solo entonces añadiremos la mitad restante de la nata y cuando todo quede perfectamente integrado en una masa uniforme, la distribuiremos en los recipientes en que será servida.

Por supuesto, como se trata de una mousse, antes de consumirla debemos llevarla a la nevera por bastante tiempo, para que cuaje y se ponga bien fría. Lo más recomendable en esta variedad específica es dejarla permanecer en enfriamiento durante toda una noche.

De esta forma, a la mañana siguiente decoramos el postre con las fresas picadas en trocitos y las hojas de menta, y ya sí estará lista la mousse de chocolate blanco y fresas para encantar el paladar de todo aquel que la deguste.

Tarta de mousse de chocolate blanco

Tarta de mousse de chocolate blanco

Ingredientes de tarta de mousse de chocolate blanco

Para el bizcocho 

  • Un huevo
  • 30 gramos de azúcar
  • Igual cantidad de harina
  • Una cucharadita de pasta de vainilla

Para el mousse de chocolate blanco

  • 80 gramos de azúcar
  • 400 de chocolate blanco
  • Cuatro claras de huevo
  • 400 gramos de nata para montar (con 35 por ciento de materia grasa)
  • Seis láminas de gelatina
  • Ralladura de chocolate blanco para la decoración

Cómo hacer la tarta de mousse de chocolate blanco

Hacer esta tarta conlleva dos preparaciones: el bizcocho y la mousse.

Para la primera de ellas montamos la clara del huevo a punto de nieve y la reservamos, para entonces batir la yema de conjunto con el azúcar e incorporarla a la clara.

Luego vamos agregando de a poco la harina, previamente tamizada, con movimientos envolventes para garantizar su perfecta integración y la masa resultante la vertemos en el molde para hornearla durante 10 minutos a 180 grados centígrados, con calor arriba y abajo.

Pasado ese tiempo podemos sacar el molde del horno y ponemos el bizcocho a enfriar, pero sin desmoldarlo.

Acto seguido vamos a la preparación de la mousse y comenzamos hidratando las láminas de gelatina con agua fría.

Mientras eso sucede, calentamos la mitad de la nata en un cazo y le agregamos el chocolate blanco, para que se funda. Luego, cuando la gelatina se haya hidratado y la hayamos escurrido, la incorporamos a la mezcla y agitamos hasta que se disuelva totalmente.

Montamos entonces el resto de la nata, con la ayuda de unas varillas para facilitar la tarea, y con ese mismo accesorio, pero limpio, montamos a punto de nieve las claras de huevo destinadas a la mousse.

Cuando las claras estén cogiendo cuerpo le adicionamos el azúcar de a poco, hasta que logremos un merengue firme.

Después vertemos la mezcla de nata, chocolate y gelatina en un recipiente amplio y le agregamos, cucharada a cuchara y sin dejar de batir, las claras montadas.

Una vez todo se combine repetimos la operación con la nata, para al final obtener una masa suave, uniforme y de textura esponjosa, que verteremos sobre el bizcocho, ya frío para ese entonces.

Hecho esto ya estará lista nuestra tarta de mousse de chocolate blanco, la cual debemos dejar en enfriamiento en la nevera toda la noche, para consumirla al día siguiente con un poco de chocolate blanco rallado espolvoreado por encima.

La experiencia será tan exquisita, que enseguida querremos poner manos a la obra para preparar otra.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest