Mousse de limón

¿Te gusta el mousse de limón? ¿Quieres aprender a hacerlo en múltiples variantes? En este artículo te damos varias recetas que te ayudarán a hacer este exquisito postre, y deliciosas variantes, para tenerlo disponible siempre en tu nevera y presumir de tu habilidad en la cocina.

Mousse de limón con leche condensada

Mousse de limón con leche condensada

Ingredientes de mousse de limón con leche condensada:

  • Leche condensada (275 gramos)
  • Nata para montar de 35 por ciento de materia grasa (500 mililitros)
  • Cuatro yogures (pueden ser azucarados o naturales)
  • Zumo de cinco limones de tamaño medio
  • Ralladura de la piel de tres de ellos

Cómo hacer mousse de limón con leche condensada

La leche condensada le aporta un sabor característico y muy agradable a cualquier postre. En este caso, la haremos formar parte de una exquisita mousse de limón, a la que daremos forma tras unos sencillos pasos.

Primero empezaremos por hacer la preparación previa que requieren algunos ingredientes y en ese sentido lavaremos los limones, rallaremos la piel de tres de ellos y exprimiremos el zumo de los cinco. El zumo deberemos colarlo, para evitar que semillas y pulpa vayan a la mezcla que debemos crear.

Hecho esto tomamos la nata del frigorífico, porque ha de usarse bien fría, y la montamos, preferiblemente auxiliándonos en una batidora de varillas para que sea una operación más rápida y fácil que si la hiciésemos a mano. Solo pararemos de montar la nata cuando comprobemos que está bien densa, lo cual es vital para lograr la textura característica de una mousse.

Cuando hayamos logrado eso, mezclamos en un bol amplio los cuatro yogures con la leche condensada, y la ralladura y zumo de los limones. Batiremos hasta que todo se integre en una crema homogénea, sobre la que verteremos de a poco la nata montada, valiéndonos de movimientos envolventes y suaves para que la nata no se baje.

Una vez todo haya quedado perfectamente combinado ya tendremos lista la mousse de limón con leche condensada. Podemos verterla entonces en los recipientes elegidos para la degustación, que no podrá hacerse hasta que el postre esté bien frío. Para ello requerirá como mínimo dos horas en la nevera, aunque con las mousses es mejor tres o más, que dos, en lo que a enfriamiento se refiere.

Video de la mousse de limón con leche condensada

Mousse de limón en Thermomix

Mousse de limón en Thermomix

Ingredientes de mousse de limón en Thermomix

  • 500 mililitros de nata para montar, de 35 por ciento de materia grasa
  • 100 de zumo de limón
  • Ralladura de un limón
  • 250 mililitros de leche condensada

Cómo hacer mousse de limón en Thermomix

Como sabrás, la Thermomix nos abrevia los tiempos de preparación de cualquier receta. Esta de mousse de limón no es la excepción, y verás cómo tras unos pocos minutos crearás un delicioso postre que dejará encantado a todo el que lo pruebe.

Justo antes de iniciar debemos exprimir limones hasta obtener la cantidad indicada de zumo, que además hay que colar para limpiarlo de pulpa y pepitas, y rallar la cáscara de uno, previamente lavado por supuesto.

Hecho esto, vamos a nuestra amiga para las recetas rápidas y colocamos la mariposa en su vaso, donde verteremos la nata para montar, bien fría, junto al zumo recién exprimido, la ralladura y la leche condensada.

Para mezclar todo programamos la Thermo en la cuarta velocidad y le damos dos minutos, tiempo tras el que la nata debe quedar bien montada, con todos los ingredientes combinados en una crema densa y homogénea.

Si por alguna u otra razón no obtuviésemos el resultado esperado, podemos batir por un poco más de tiempo, hasta que la mezcla se torne espesa y con la textura espuma que toda mousse ostenta.

Así de sencillo ya habremos hecho este exquisito postre, al que para degustar solo le faltará enfriarse durante dos o tres horas en la nevera, bien ya servido en los vasos o copas individuales, o en un recipiente más amplio si la compartiremos mucho después.

El enfriamiento no se puede pasar por alto y no solo porque la mousse se deguste fría, sino porque es un paso vital para que el postre cuaje a la perfección y cumpla con los estándares impuestos por los franceses cuando crearon esa delicia.

Mousse de limón light

Mousse de limón light

Ingredientes de mousse de limón light

  • Dos claras de huevo
  • Leche desnatada (solo un chorrito)
  • 275 gramos de queso batido (totalmente desnatado)
  • Edulcorante líquido (dos cucharadas)
  • Aroma de limón (unas cuatro o cinco gotas pequeñas)
  • Gelatina neutra (dos láminas)

Cómo hacer mousse de limón light

Esta receta de mousse de limón light está especialmente pensada, como su nombre indica, a aquellos que por voluntad o exigencia médica está obligados a comer bajo de calorías, lo cual no tiene por qué privarlos de exquisitos postres.

Para hacer este en particular, el primer paso es hidratar en un recipiente con agua las láminas de gelatina, que deben quedar completamente cubiertas. La hidratación tomará solo unos minutos y sabremos que la gelatina está listo porque las láminas se hincharán.

Mientras esto sucede se va adelantando con los otros ingredientes y en otro bol se juntan el edulcorante, las gotas de aroma de limón o en su defecto zumo natural, y el queso batido. Esta concentración debe batirse de manera continua hasta que se obtenga una crema homogénea, que momentáneamente se reservará.

Acto seguido se deben tomar las claras de dos huevos y montarlas a punto de nieve. Para que esto suceda rápida, se recomienda emplear una batidora eléctrica de varillas y echar en las claras un pellizco de sal, que ayuda a crecer. Si no se dispusiera de este accesorio, a mano también se puede hacer, solo que tomará un poco más de tiempo.

El que las claras queden bien montadas es un requisito indispensable para cualquier mousse, por lo que no se debe perder la paciencia ni la continuidad al batir.

Cuando ello se logre se procede a trabajar con la leche desnatada, que debe calentarse en un cazo pequeño o en el microondas, para entonces disolver en ella la gelatina hidratada en el primer paso.

La mezcla de estos dos ingredientes debe colarse para eliminar los eventuales fragmentos de gelatina que puedan haber quedado sin disolverse, y verterse en un recipiente amplio, en el que también irá a parar la mezcla del queso.

Esto nos debe quedar bien mezclado e integrado para inmediatamente proceder a agregar suavemente las claras montadas, cuidando que no se bajen.

Una vez todo haya quedado perfectamente combinado en una masa uniforme podrá decirse que la mousse de limón light está terminada, aunque aún le queda algo muy importante: el proceso de enfriamiento.

Para este deberemos verter la mousse en los recipientes en que será degustada y colocarlos en una nevera durante unas horas, dos como mínimo para que el postre cuaje.

Mousse de limón sin huevo

Mousse de limón sin huevo

Ingredientes de mousse de limón sin huevo

  • 300 mililitros de nata para montar (35 por ciento de materia grasa)
  • Tres limones
  • Dos yogures (naturales o azucarados)
  • 150 gramos de azúcar

Cómo hacer mousse de limón sin huevo

Las mousse de limón no están prohibidas para los veganos ni para aquellos que renuncian al huevo como alimento, por decisión personal o indicaciones del doctor.

Para el tradicional ingrediente existen muchas alternativas y con esta receta te mostramos cómo dar forma a un delicioso y cremoso postre, prescindiendo por completo de él.

Así, empezamos la creación lavando los limones para rallar inmediatamente su piel y exprimirlos para obtener su jugo, que habremos de colar para limpiarlo de pulpas y pepitas.

Hecho esto procedemos a montar la nata, la indicada en la lista de ingredientes y no la líquida para cocinar. Mientras más fría esté, mejor será para nuestros propósitos, por lo que se recomienda sacarla del refrigerador justo antes de montarla.

Esta operación, quizás la más importante de toda mousse, lo mismo si es a base de claras de huevos o de nata, es mejor hacerla con ayuda de una batidora de varillas. Ello abreviará la duración del proceso y elevará las posibilidades de éxito. No obstante, si no disponemos de ese utensilio podemos montar la nata a mano, tal cual hacía nuestra abuela para cualquier receta.

Una vez la nata haya alcanzado una buena densidad, juntamos en otro recipiente los yogures, con el zumo y la ralladura de las cáscaras de los limones, y el azúcar. Mezclamos bien hasta que se integren perfectamente, para entonces agregar la nata montada y continuar mezclando, pero con suavidad para que no se nos baje la nata ni la mezcla pierda consistencia.

Lograda una masa homogénea y sin grumos, pero con la textura habitual de una mousse, la dividimos en las copas individuales o en un recipiente más amplio si se piensa repartir después, y la llevamos a la nevera durante tres horas para que cuaje y enfríe.

Mientras más frío mejor, porque así es como se aprecia la exquisitez de este postre francés, que fuimos capaces de hacer en su variedad de limón sin huevo.

Mousse de yogur de limón

Mousse de yogur de limón

Ingredientes de mousse de yogur de limón

  • Leche condensada (250 gramos)
  • Cuatro yogures naturales
  • Tres limones
  • Varias fresas
  • Azúcar glaseada

Cómo hacer mousse de yogur de limón

Para esta sabrosa mousse lo primero que debemos hacer es juntar y mezclar en un bol amplio, hasta su completa integración, la leche condensada y los yogures, que pueden ser azucarados o no, según prefieras.

Luego lavamos los limones, para rallar la cáscara de dos de ellos y exprimir el jugo de los tres. El zumo lo colamos para liberarlo de semillas, pepitas o pulpa que puedan haberse quedado, y junto a la ralladura lo agregamos al conjunto anterior, que volveremos a mezclar para que las nuevas adquisiciones también se integren a la entonces ya masa de nuestra mousse de yogur de limón, que deberá tener una textura espumosa, tal cual si hubiésemos empleado las tradicionales claras de huevos o su principal sustitutivo, la nata para montar.

Una vez terminado entonces, vertemos la mezcla en los recipientes destinados para la degustación y los ponemos a enfriar por dos horas como mínimo en la nevera, donde el postre se cuajará y alcanzará la consistencia típica de este tipo de dulces, densos y esponjosos.

Las mousse se degustan bien frías y para hacer la experiencia más sabrosa aún, podemos optar por colocar los recipientes en el congelador un rato antes de servir nuestra creación.

Todo aquel que la pruebe quedará encantado y la celebrará, con el valor añadido, o riesgo si no nos gusta pasar mucho tiempo en la cocina, de que nos pedirá repetir la mousse de yogur de limón una y otra vez.

Mousse de limón con nata

Mousse de limón con nata

Ingredientes de mousse de limón con nata

  • Un litro de nata para montar (de la de 35 por ciento de materia grasa)
  • Cuatro huevos de buen tamaño
  • 200 mililitros de zumo de limón
  • Ralladura de la cáscara de dos limones
  • 125 gramos de azúcar

Cómo hacer mousse de limón con nata

Hacer este mousse de limón con nata es bastante simple.

La preparación comienza con el montaje de la nata, lo cual puede hacerse con unas varillas en una batidora o a mano. En cualquier caso, y con independencia del tiempo, se debe batir hasta que la nata esté bien montada y alcance una consistencia cremosa, con mucho cuerpo.

Luego, en otro recipiente se mezcla el zumo de limón, que debe estar recién exprimido y colado para que no tenga pulpa y pepitas, el azúcar y la ralladura de la cáscara de dos unidades del cítrico, que por supuesto debemos haber lavado con anterioridad. Esta mezcla también ha de batirse, hasta que los ingredientes queden integrados en una mezcla homogénea, normalmente de color amarillo y que parece ser pegajosa.

Esta última mezcla se combina con la nata montada, operación que se debe hacer de forma suave y con movimientos envolventes, para que la nata no se baje y todo se combine a la perfección.

Acto seguido separamos las claras de las yemas de los huevos y las primeras, lo único que utilizaremos, las montamos a punto de nieve en un bol, con una pizca de sal para que nos crezca rápido. Para conseguir esto hay que batir con movimientos envolventes y de manera intensa, sin rendirnos hasta que se logre el ansiado punto.

Por último, adicionamos las claras montadas a la mezcla que hicimos a partir del resto de los ingredientes, sin olvidar que esto hay que hacerlo suavemente, para que ni la nata ni las claras se bajen.

Con todo unificado en una masa homogénea y sin grumos procedemos a distribuirla en los recipientes individuales en que será consumida, tradicionalmente copas. Los llevamos a la nevera por tres horas, tiempo tras el que la mousse de limón con nata estará ya perfecta para ser degustada y celebrada hasta por el paladar más exigente.

Tarta de mousse de limón

Tarta de mousse de limón

Ingredientes para la tarta de mousse de limón:

Para la base:

  • 200 gramos de galletas
  • 100 de mantequilla

Para la mousse:

  • Tres huevos grandes
  • 500 mililitros de nata para montar
  • 100 gramos de azúcar glaseada
  • Jugo de dos limones
  • Ralladura de la cáscara de los dos
  • Cuatro láminas de gelatina neutra

Cómo hacer la tarta de mousse de limón

Para esta exquisita tarta lo primero a hacer es la base.

Con ese fin trituramos las galletas hasta que queden reducidas prácticamente a polvo y derretimos un poco la mantequilla, lo mismo en el microondas que a baño de maría. Ambos ingredientes los mezclamos hasta que se junten en una crema homogénea, que esparciremos sobre la base del molde elegido, hasta cubrirla bien. Para que la base sea lo más sólida posible es aconsejable prensar la crema y obligatorio introducir el molde en la nevera por espacio de unos 15 o 20 minutos.

Durante ese tiempo vamos preparando la mousse de limón y el primer paso consiste en hidratar las láminas de gelatina en bastante agua, la suficiente como para que queden totalmente cubiertas.

La hidratación solo tomará unos minutos, tiempo que a su vez aprovechamos para rallar la cáscara de dos limones, lavados con anterioridad, y exprimir su jugo, que también habremos de colar para que quede sin pepitas o cualquier otra cosa que pueda perjudicar la plena integración del ingrediente con otros.

El zumo de limón lo calentamos un poco en un cazo, para inmediatamente agregarle la gelatina hidratada, que se derretirá con el calor del zumo. Ambos ingredientes deben mezclarse bien y colarse de nuevo, para entonces introducirlos en la nevera.

Luego vamos con los huevos y separamos yemas de claras.

Las claras las montamos a punto de nieve, batiéndolas de manera enérgica y mediante movimientos envolventes, con una pizca de sal, para que crezcan rápido y alcancen la necesaria textura espumosa y densa.

Al momento de lograr esto montamos la nata junto con el azúcar, y después le añadimos la ralladura de los limones. La nata también requerirá que batamos consistentemente.

Cuando hayamos conseguido que se monte y no se distingan en ella ni la piel de limón ni el azúcar, le adicionamos el jugo de limón combinado con la gelatina, seguidos por las claras montadas, que han de agregarse de a poco, sin dejar de mezclar de forma suave, para que no se bajen.

De esta manera, la mousse tendrá su necesaria textura esponjosa y podremos verterla entonces sobre la base que creamos al inicio, distribuyéndola uniformemente.

Ya con esto concluimos la tarta de mousse de limón, pero para que cuaje bien y disfrutar a plenitud la degustación, debemos dejarla que se enfríe en la nevera durante al menos 10 horas.

Si cumplimos con ello, nuestra tarta será todo un éxito por el placer que dará al paladar de aquellos que la prueben.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest