Mousse de café

¿Amante del café? ¿Te gusta incluirlo incluso en tus postres? Aquí compartimos varias recetas para hacer sabrosos mousses de café en múltiples variantes. ¡Te gustarán!

Mousse de café fácil 

Mousse de café fácil

Ingredientes de mousse de café fácil 

  • Una cucharada de café soluble
  • Dos de grenetina
  • Igual cantidad de azúcar glaseada
  • Una taza de nata para montar
  • Un cuarto de taza de agua fría
  • Tres cuartos de taza de licor de café

Cómo hacer mousse de café fácil

Ya lo dice el nombre. Esta variante de mousse de café es muy fácil en su preparación, que solo toma unos pocos minutos.

Para empezar se pone a hidratar la grenetina en el agua fría, donde la debemos dejar reposar por un minuto para entonces disolverla a baño de María y obtener una especie de crema.

Acto seguido, montamos la nata y en otro bol juntamos la crema con el café y el azúcar glas. Ambos preparados los combinamos poco a poco, y batimos hasta que la mezcla adquiera una textura esponjosa y firme. Para ello nos será muy útil valernos de movimientos envolventes, los mismos que usaremos para agregar a la mezcla la grenetina y el licor de café.

Todos los ingredientes deben quedarnos bien combinados en una masa uniforme, la mousse de café, que en este punto, tras unos sencillos pasos, ya podemos repartir en los recipientes seleccionados para la degustación y poner a cuajar y enfriar en la nevera.

En enfriamiento debemos dejarla al menos por dos horas, para que el disfrute sea el máximo y todo aquellos a los que demos a probarla, familiares o amigos, celebren nuestra habilidad en la realización de curiosos y exquisitos postres.

Video de la mousse de café fácil

Mousse de café en Thermomix

Mousse de café en Thermomix

Ingredientes de mousse de café en Thermomix 

  • Seis claras de huevo
  • Cuatro yemas
  • Media taza de café fuerte
  • Tres cucharadas soperas de Nescafé
  • Una taza y media de azúcar
  • 40 Gramos de mantequilla

Cómo hacer mousse de café en Thermomix 

En una Thermomix todo resulta muy fácil de hacer. De ahí que para cada plato haya una receta equivalente con las indicaciones para hacerla en ese eficiente robot de cocina.

Si dispones de uno, verás cuan sencillo te será dar forma a una exquisita mousse de café.

Oportuno es destacar antes de iniciar que la medida de taza dada en la lista de ingredientes corresponde al cubilete de la propia Thermomix. Con esto en mente comenzamos entonces y el primer paso es montar las claras de huevo a punto de nieve con un poco de azúcar.

El merengue espumoso resultante lo reservamos y en la Thermo trituramos el nescafé con el resto del azúcar, hasta que se integren en un polvo bien fino.

Luego agregamos la mantequilla, las yemas de huevo y el café negro, y dejamos que el robot haga su trabajo durante tres minutos, en la velocidad 4,5 y a una temperatura de 90 grados centígrados.

Cuando esto haya acabado tomaremos la mezcla resultante y la combinaremos de a poco con las claras, valiéndonos de movimientos envolventes, de abajo a arriba, que favorezcan la integración de todos los ingredientes e impidan que las claras se bajen.

Acabada esta operación la mousse de café en Thermomix estará terminada. Solo falta verterla en los recipientes individuales que destinamos para comerla y ponerla a enfriar por dos horas como mínimo para que cuaje y enfríe.

No lo dudes. Los pocos minutos que invertiste en su preparación se traducirán en un gran disfrute para el paladar.

Mousse de café con mascarpone 

Mousse de café con mascarpone

Ingredientes de mousse de café con mascarpone 

  • Tres yemas de huevo
  • Dos claras
  • 250 gramos de mascarpone
  • 150 mililitros de nata para montar
  • Dos cucharadas soperas de agua caliente
  • 80 gramos de azúcar glaseada
  • Dos cucharaditas de café soluble
  • Un pellizco de sal
  • Cacao en polvo para decorar

Cómo hacer mousse de café con mascarpone

Aunque lleve mascarpone, esta mousse de café es tan sencilla como las otras aquí reseñadas.

Para hacerla empezamos batiendo las yemas de huevo con el azúcar hasta que queden bien integrados, para entonces añadirles el mascarpone y repetir la operación.

Luego disolvemos el café soluble en el agua caliente y agregamos el preparado a la mezcla anterior, batiendo nuevamente para que todo quede bien combinado.

Tras esto montamos la nata, que debe tener un 35 por ciento de materia grasa y estar lo más fría posible, y la incorporamos con suavidad y envolventemente para que no se baje a la mezcla del resto de los ingredientes.

Por último, montamos las claras de huevo a punto de nieve, con la pizca de sal para que crezcan rápido, y con ayuda de una espátula las adicionamos al preparado global, también con movimientos envolventes para que la mousse de café con mascarpone nos quede con el volumen adecuado.

Así, vertemos el dulce en los vasitos o copas en los que será degustado, una vez haya sido cuajado y enfriado al menos por una hora en la nevera, y decorado con cacao en polvo esparcido por encima.

Agradará tanto este postre a la familia, que tras cualquier cena será uno de los primeros que venga a su mente para endulzar el cuerpo. Por tanto, si es tan sencillo, por qué no tenerlo con bastante frecuencia en el refrigerador.

Mousse de café sin huevo

Mousse de café sin huevo

Ingredientes de mousse de café sin huevo

  • 500 mililitros de nata con un 35 por ciento de materia grasa
  • 120 de nata líquida o leche entera
  • 30 gramos de café soluble
  • 150 de azúcar moreno
  • 250 de queso mascarpone o crema
  • Cinco gramos de agar-agar en polvo, 10 gramos de gelatina neutra en polvo o seis láminas de gelatina

Cómo hacer mousse de café sin huevo

Al llevar gelatina o agar-agar, la preparación de esta mousse inicia con un tratamiento especial para esos ingredientes.

Así, si se trata de gelatina la ponemos a hidratar sumergida en agua, y si escogimos agar-agar hacemos lo mismo pero directo en la nata líquida o la leche entera. En el primer caso, luego de hidratada ponemos la gelatina en el micro por un minuto, para que hierva y se disuelva rápidamente al removerla.

Hecho esto, procedemos a montar la nata, que debe estar tan fría como se pueda, pero no congelada, y la reservamos en el refrigerador.

Luego añadimos a la gelatina disuelta el café y mezclamos bien para que se integren y adicionar inmediatamente el queso mascarpone o crema. Los ingredientes deben quedar bien integrados en una crema homogénea y fina, que pondremos a templarse un poco.

Cuando eso suceda, agregamos a la crema la nata montada, operación que demanda suavidad, paciencia y movimientos adecuados, de forma envolvente. Esto prevendrá que la nata se baje y garantizará que nuestra mousse de café sin huevo adquiera la textura típica de esta clase de postres.

Por último, vertemos la mousse obtenida en los recipientes en que la brindaremos para la degustación, sin olvidar que antes de que ello tome lugar hay que poner la mousse unas dos horas en la nevera, para que cuaje y enfríe.

El huevo no se extrañará en este postre, que a pesar de la ausencia del tradicional ingrediente agradará el paladar de todo aquel al que privilegiemos con la posibilidad de probarlo.

Tarta de mouse de café 

Tarta de mouse de café

Ingredientes de tarta de mousse de café 

Para la base:

  • 25 gramos de cacao en polvo
  • 150 de galletas maría o similares
  • 70 de mantequilla

Para la mousse:

  • 100 mililitros de café expreso
  • 400 de nata líquida para montar
  • 100 gramos de azúcar
  • 250 de queso mascarpone
  • 13 gramos de láminas de gelatina

Para la decoración:

  • 100 gramos de chocolate

Cómo hacer tarta de mousse de café 

Hacer esta tarta de mousse de café nos impone realizar tres preparados por separado.

El primero de ellos es la base de la tarta y para su materialización trituraremos las galletas hasta reducirlas a un polvillo, que mezclaremos con el cacao y la mantequilla semiderretida.

Esto dará como resultado una crema con la que cubriremos la base del molde, para entonces llevar este al frío mientras hacemos la mousse de café.

Así, calentamos el café y lo combinamos con la gelatina, que debemos hidratar en agua y escurrir con anterioridad.

La gelatina debe quedar bien disuelta para, una vez se refresque algo la mezcla, añadir el queso mascarpone.

Hecho esto, montamos la nata, que debe estar lo más fría posible, con el azúcar. Cuando esté firme le agregamos la crema del café y el queso, de a poco y mezclando con movimientos envolventes para que la nata no se baje.

Cuando todo esté perfectamente integrado habremos logrado la mousse, la que verteremos de forma pareja en el molde, sobre la base de galletas, para volver a reservar este en la nevera por unas cinco horas para que los preparados cuajen, adquieran consistencia y se enfríen.

Por último, minutos antes de retirar el molde de la nevera preparamos la decoración, lo cual consiste no más que en derretir el chocolate y esparcirlo a gusto por encima de la mousse.

Y así, los tres preparados se habrán juntado en una exquisita tarta de mousse de café, que desmoldada y degustada devendrá en uno de los postres más celebrados por la familia.