Mousse de yogur

El yogur es un excelente ingrediente que podemos agregar a nuestros más deliciosos postres. En este artículo te enseñamos cómo utilizarlo para dar forma a un exquisito mousse de yogur.

Mousse de yogur en Thermomix 

Mousse de yogur en Thermomix

Ingredientes de mousse de yogur en Thermomix

  • 200 gramos de nata con un 35 por ciento de materias grasa
  • Dos yogures griegos
  • 75 gramos de azúcar
  • Miel o mermelada al gusto de cada cual

Cómo hacer mousse de yogur en Thermomix 

En Thermomix todo resulta mucho más sencillo. Para esta mousse de yogur bastará que con la mariposa en las cuchillas juntemos en el vaso el azúcar y la nata, que debe estar bien fría, y programemos 20 segundos en la cuarta velocidad.

Luego debemos reunir con los ingredientes anteriores los yogures, para volver a poner en marcha la Thermo, en este paso por solo cinco segundos y en la segunda velocidad.

Con estos simples pasos ya estará lista la masa de nuestra mousse de yogur en Thermomix. Veremos que tiene la típica textura espumosa de este tradicional postre francés.

Solo nos queda entonces repartir la mousse en copas individuales, verterle por encima a cada porción un poco de mermelada o miel, según se prefiera y en las cantidades que gustemos, aunque con mesura para no disparar el contenido calórico del postre, y poner los recipientes en el frío por dos o tres horas para que la mousse de yogur cuaje perfectamente y se enfríe.

Este postre se consume frío y es como más el paladar apreciará la delicia que le estamos brindando para alegrar el día.

Lo único malo, si es que se puede contar como algo negativo, es que agradará tanto a quienes se lo demos a probar, que nos pedirán hacerlo con mucha frecuencia. Si somos de los que huyen de la cocina esto puede resultarnos un poquillo molesto, aunque verás que los pocos minutos que lleva esta preparación se tornarán en muy pocos si los contrastamos con el rico sabor. De la mousse.

Video de la mousse de yogur en Thermomix

Mousse de yogur de limón 

Mousse de yogur de limón

Ingredientes de mousse de yogur de limón 

  • Cuatro huevos
  • 250 gramos de yogur natural
  • 200 de azúcar
  • 50 de mantequilla
  • Jugo de cinco limones

Cómo hacer mousse de yogur de limón 

Para esta mousse empezamos calentando al baño María la mantequilla junto con el zumo de limón natural, y batiendo y mezclando las yemas de los huevos con el azúcar.

Ambas mezclas las uniremos todavía con el fuego encendido y la removeremos con una cuchara de madera durante 15 minutos, lo cual es realmente aburrido pero se traducirá en un mejor resultado.

Pasado ese tiempo retiramos la preparación del fuego y la dejamos templarse.

Cuando refresque un poco, le adicionamos el yogur y batimos hasta su perfecta integración.

Hecho esto procedemos a montar las claras a punto de nieve y cuando las tengamos así, les agregamos la mezcla del limón y el yogur, poco a poco y con movimientos envolventes que favorezcan una plena combinación e impidan que las claras se bajen.

Una vez terminemos ya la mousse de yogur de limón estará lista. Tendrá la textura espumosa típica de este tipo de dulces, pero antes de degustarla debemos servirla en copas u otras clases de vasos individuales, para ponerla entonces a enfriar en el refrigerador durante dos horas al menos.

Esto permitirá que cuaje bien y enfríe, estado en el que más se aprecia su exquisitez.

Si tras el enfriamiento las claras se separasen un poco del resto de los ingredientes no pasa nada, pues bastará que removamos la mousse para que vuelvan a integrarse.

Mousse de yogur sin huevo

Mousse de yogur sin huevo

Ingredientes de mousse de yogur sin huevo

  • Un yogur griego natural
  • 200 gramos de nata para montar
  • 165 de chocolate blanco
  • Tres láminas de gelatina

Cómo hacer mousse de yogur sin huevo 

Hacer una sabrosa mousse de yogur sin huevo no solo es posible, sino que también es muy fácil.

Para ello tenemos que remojar las láminas de gelatina en agua fría por un rato para que hidraten, y semimontar la nata y reservarla en el refirgerador.

Es oportuno destacar que la nata debe ser para montar, con un 35 por ciento de materia grasa, y no la líquida que se vende para cocinar.

Mientras la gelatina se hidrata y la nata se enfría, procedemos a fundir el chocolate blanco, cuidando que, tanto si lo hacemos en el microondas como al baño maría, no se nos queme.

Cuando empiece a fundir, agregamos al chocolate la gelatina ya hidratada y mezclamos bien.

Luego dejamos refrescar algo este preparado y le añadimos la mitad del yogur. Batimos hasta lograr una textura uniforme y brillosa, y entonces podemos adicionar el resto del yogur, para seguir batiendo hasta que todo quede perfectamente integrado.

Por último, iremos agregando de a poco la mezcla lograda sobre la nata semimontada, con movimientos envolventes para que todo se funda en una masa uniforme que en esencia ya será nuestra mousse de yogur sin huevo.

Para consumirla solo restará verterla en las tradicionales copas u otros vasos, y llevarla a la nevera por tres horas para que cuaje y enfríe.

Justo antes de comerla, para hacer la experiencia más sabrosa, podemos esparcirle por encima a cada porción mermelada de nuestro fruto preferido o fragmentos de este.

Mousse de yogur y queso

Mousse de yogur y queso

Ingredientes de mousse de yogur y queso

  • 150 gramos de queso crema
  • 200 de nata con un 35 por ciento de materia grasa
  • Dos yogures griegos
  • 75 gramos de azúcar
  • Mermelada o miel según se prefiera

Cómo hacer mousse de yogur y queso

Esta mousse es muy sencilla en su preparación a pesar de que incluye un ingrediente extra en comparación con otras variantes de mousse de yogur.

Su preparación empieza con la mezcla del queso y el azúcar en un bol, para unificarlos en una crema suave, a la que inmediatamente se le añade el yogur.

Para que este último se integre a plenitud debemos batir de forma continua, con unas varillas si tenemos y si no, pues a mano, con independencia del tiempo que nos tome.

Una vez se mezclen bien los ingredientes vamos a montar la nata, que tiene que estar bien fría y tener un 35 por ciento de materia grasa. Cuando la tengamos montada vamos mezclándola de a poco y con movimientos envolventes con el preparado anterior, cuidando que no se baje.

Todo debe terminar homogéneamente integrado en una masa compacta, espumosa y uniforme, nuestra mousse de yogur y queso.

Para convertirla en la delicia nocturna del hogar, ya que pocas cosas entran mejor tras la cena que una exquisita mousse, debemos repartirla en vasos individuales y llevarlas a la nevera por tres horas.

Ello hará que cuaje y la pondrá bien fría, justo como más se disfruta este especial postre creado por los refinados franceses.

Mousse de yogur sin nata 

Mousse de yogur sin nata

Ingredientes de mousse de yogur sin nata 

  • 250 gramos de yogur natural
  • Cuatro huevos
  • 200 gramos de azúcar
  • 50 de mantequilla

Cómo hacer mousse de yogur sin nata 

Ni la nata ni el huevo son ingredientes indispensables para crear en casa una sabrosa mousse de yogur o de cualquier otro componente. Uno puede sustituir al otro y ambos pueden juntarse, es cierto, pero ninguno es indispensable.

Con la mousse del yogur hemos visto cómo la nata está casi siempre presente y vimos cómo crear una variante sin huevo. Ahora veamos cómo hacer una igualmente deliciosa mousse de yogur, pero sin nata y con tan solo cuatro ingredientes, enumerados arriba.

Así, para cumplimentar este empeño calentemos la mantequilla al baño de María y mezclemos las yemas de los huevos con el azúcar, para después, cuando esté semiderretida, unirlas a la mantequilla.

Esa unión la haremos con el fuego aún encendido, para garantizar una plena integración que también facilitaremos si removemos la mezcla con una cuchara de madera durante al menos 10 minutos.

Tras ese período apagaremos el fuego y dejaremos la mezcla refrescar un poco, para acto seguido agregarle el yogur. Esta incorporación demanda que batamos con ímpetu para que todo nos quede bien integrado.

Logrado eso, montamos entonces las claras a punto de nieve y les añadimos poco a poco y con movimientos envolventes el preparado anterior.

Al final debemos obtener una masa uniforme que será nuestra mousse de yogur sin nata. Para comerla como postre sólo faltará que la sirvamos en los recipientes destinados a la degustación y la pongamos a enfriar en el refrigerador durante dos horas al menos.

Esto es indispensable para disfrutarla al máximo y hacer que esté bien cuajada. Incluso, justo media hora antes de comerla, podemos llevarla al congelador, lo que le dará un toque aún más especial. Ya verás.

Tarta de mousse de yogur 

Tarta de mousse de yogur

Ingredientes de tarta de mousse de yogur

Para la base:

  • 50 gramos de mantequilla
  • 150 de galletas María u otras similares

Para la cubierta o brillo de chocolate:

  • 30 gramos de mantequilla
  • 75 de nata para montar
  • Igual cantidad de chocolate para coberturas

Para la mousse:

  • Tres yogures griegos naturales, preferiblemente azucarados
  • 70 gramos de azúcar
  • 200 mililitros de nata para montar
  • 100 de leche
  • Cuatro láminas de gelatina neutra o siete gramos si es en polvo

Cómo hacer la tarta de mousse de yogur 

Como con cualquier tarta, esta de mousse de yogur requiere varios preparados, los cuales haremos un poco indistintamente en aras de ahorrar tiempo.

Así, lo primero a hacer es remojar la gelatina en agua fría para que se hidrate, lo cual normalmente toma unos cinco minutos.

Mientras esto ocurre vamos preparando la base de la tarta, para lo cual tenemos que triturar las galletas y mezclar el polvillo resultante con la mantequilla, previamente derretida.

Ello dará lugar a una crema, que distribuiremos de forma uniforme en el fondo del molde que acogerá la tarta. Este es mejor que sea desmoldable, de forma que al retirar el dulce de él, este no se rompa o fragmente.

Hecho esto reservaremos el molde en el refrigerador, para que la crema de la base endurezca un poco mientras ponemos manos a la obra con la preparación de la mousse.

Para esta calentaremos en un cazo la leche y el azúcar. Cuando esta última se haya disuelto quitamos el cazo del fuego y le añadimos la gelatina ya hidratada, y escurrida para no contaminar con agua el preparado.

Una vez agregada la gelatina hay que remover bien la mezcla, para que todo quede perfectamente diluido e integrado en la leche, que espesará un poco y debemos dejar que se temple un poco.

Tras unos minutos entonces le agregamos los yogures, uno a uno, batiendo incesantemente con las varillas.

Hecho esto montamos la nata y la adicionamos mediante movimientos envolventes a la mezcla con el resto de los ingredientes. Cuando todo esté perfectamente integrado, con una textura espumosa que solo resultará si la nata no se nos baja, como debe ser, podemos decir que ya logramos la mousse de yogur.

La verteremos entonces sobre la base de galletas y colocamos nuevamente el molde en la nevera, pero durante cuatro horas como mínimo y teniendo presente que mientras más tiempo mejor. Lo ideal, de hecho, es dejarla de un día para otro.

Así, cuando reste solo una hora para la degustación, hacemos la cobertura que en este caso será brillo de chocolate.

Para ello ponemos el chocolate y la nata a fuego lento hasta que se mezclen, para entonces añadirles la mantequilla semiderretida y formar una pasta que dejaremos enfriar para que alcance la consistencia adecuada.

Por último, sacamos la tarta del frío, la desmoldamos y cubrimos con el brillo de chocolate. Ya sí, tras un poco de curro, tendremos lista para disfrute de todos en casa una exquisita tarta de mousse de yogur, que puede convertirse en adicción, en el sano sentido de la expresión, para aquel que la pruebe.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest